miércoles, 27 de abril de 2011

Poll on national identity

Una estadística apócrifa, pero considerablemente reveladora, estima que un 90% de los guatemaltecos que apasionadamente se autodenominan fanáticos de los equipos de futbol Real Madrid C.F. y F.C. Barcelona serían incapaces de señalar las ciudades que acogen como sede a estos clubes en un mapa de la Península Ibérica; el espíritu fanático de otro 5% es de dudosa procedencia, y el 5% restante (el más privilegiado) podría apenas reclamar una ascendencia española cuyo tronco común data, como mínimo, de hace tres o cuatro generaciones.

El mismo sondeo también estima que al 80% del conjunto de aficionados españoles de nacimiento de ambos clubes poco o nada les importan sus contrapartes en la América Central, y que 12 de los 24 jugadores que componen la plantilla del primer equipo del Real Madrid y 12 de los 21 jugadores que componen el primer equipo del Barcelona, difícilmente podrían señalar la ubicación de Guatemala en el mapa de América.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Fíjate que hace unos días termine de leer “El espectador”, de Ortega y Gasset. Entre otras citas que me dejaron sin ganas de volver a leerlo, me encontré con una me hiso sentir bastante indignación por la forma en la que el creía que el pueblo debía de comportarse con respecto a la nobleza: “El hombre del pueblo suele o solía tener una sana capacidad admirativa. Cuando veía pasar una duquesa en su carroza se extasiaba, y le era grato cavar la tierra de un planeta en donde se ven, por veces, tan lindos espectáculos transeúntes (…) El hombre del pueblo no se despreciaba a si mismo, se sabia distinto y menor que la clase noble”.

    Irónicamente, un par de días después, cansado de estar evadiendo la noticia de la boda del príncipe de Inglaterra que acaparo los medios, me detuve un momento en uno de esos canales al ver las calles abarrotadas de gente abriendo la boca mientras ellos pasaban en una carroza tan impresionante, que incluso la de la Cenicienta a la par de esa no es ni mierda. Según decían extasiados los reporteros, había gente que había acampado en las calles para obtener un buen lugar para poder saludarlos y verlos pasar.

    Por ratos me da risa y por ratos me da cólera, pero reconozco que el pensamiento de un hombre como Ortega y Gasset, que era bastante recalcitrante y anticuado para su época, sigue teniendo vigencia en este mundo en donde es tan grande la admiración y apego de los muchos por la “grandeza” de unos pocos, que nada quieren saber de los muchos.

    Feliz cumpleaños Vladimir!!! Un abrazo grande y mis mejores deseos para vos.

    ResponderEliminar
  3. Que mejor que las estadisticas para percibir la poca o absoluta falta de identidad que posee la sociedad guatemalteca. Y cabe resaltar que con ello se percibe aun esa mentalidad tan estrecha que de si tenemos nosotros. La identidad guatemalteca no existe y no ha existido como tal. Aun esta vigente en la memoria colectiva la estratificacion social o de castas con la cual se delimitaban -y se delimitan- raza, credo y conciencia de clase. Que no nos extrañe la gran admiracion que nuestros compatriotas tienen hacia lo ajeno. Para este monton el modelo ideal de sociedad sigue siendo el occidental. Seguramente porque no conocen otro mejor o simplemente porque no tienen criterio propio.

    ResponderEliminar